Posts Tagged ‘Mediciones Aislamiento’

Mayo 2012 – Documentos y formularios de interés contra el ruido

mayo 11, 2012

La asesoría jurídica Soler Luque,  ha puesto a la disposición del gran público una serie de documentos y formularios de gran interés para el inicio de la queja o reclamación formal ante la administración competente para notificar situaciones de afección acústica.  Dichos documentos se encuentran en formato .doc y son una buena herramienta para empezar el trámite correspondiente y que se tomen las primeras medidas al respecto.

Se recomienda contar con el asesoramiento tanto técnico como jurídico de expertos en dichas áreas para que estos procedimientos se realicen de la forma más diligente.

También os dejamos con un vídeo colgado en su página web donde habla acerca del ruido del ocio nocturno en el centro de málaga.

Octubre 2011 – Llucmajor facturará a los vecinos las mediciones de ruidos

octubre 27, 2011

Pagarán entre 496 y 864 euros si la prueba no supera el límite de decibelios, mientras que si es positiva lo reembolsará el denunciado.

Fuente: diariodemallorca.es

Ayuntamiento de Llucmajor aprobará en el pleno municipal de hoy una nueva tasa por realizar mediciones de ruidos en locales y establecimientos, que oscilará entre los 496 y los 864 euros según cuándo se realice el control.
Las pruebas de volumen se practican a partir de denuncias por exceso de ruidos. Las mediciones son un servicio municipal que, en el caso de Llucmajor, están subcontratadas a una empresa privada.
A partir de la entrada en vigor de esta tasa, la tarifa de medición de ruidos recaerá o bien sobre el demandado o bien sobre el demandante.
En caso de que la persona que interponga la denuncia tenga razón y el local exceda el límite de decibelios, el establecimiento habrá de pagar la tasa, mientras que si el volumen no supera el máximo permitido, será el vecino denunciante quien tendrá que asumir el coste del servicio municipal.
El precio de la medición de ruidos oscilará entre los 496 y los 864 euros. La tarifa más baja (496 euros) corresponde a las pruebas que se realicen en horario diurno de lunes a viernes. Si el equipo ha de desplazarse en horario nocturno en días laborales, el coste ascenderá a 616 euros.
Los fines de semana realizar una medición será todavía más caro, ya que la tarifa de los sábados será de 772 euros, mientras que los domingos y los días festivos se pagará la cuantía más elevada (864 euros).
Diario de Mallorca intentó repetidamente ponerse en contacto con el regidor de Medio Ambiente, Joan Antoni Amengual (PP), para conocer el porqué de esta nueva tasa. Hoy se someterá a votación en el pleno municipal y, previsiblemente, será aprobada con los votos a favor del PP, que ostenta la mayoría absoluta en el municipio.

Un problema para los vecinos
Esta nueva ordenanza fiscal podría suponer un problema para los vecinos que quieran denunciar los excesos de ruido, sobre todo en los casos más cercanos al límite legal.
Actualmente, este tipo de quejas vecinales son frecuentes en la zona costera de s´Arenal y, muy especialmente, en verano.
El aumento de la población durante la temporada alta turística supone la apertura de más establecimientos de ocio nocturno, que conllevan la presencia de más ruido y, en algunos casos, pueden suponer un problema para el descanso de los vecinos.

Octubre 2011 – El Consistorio de Marbella considera «excesivo» pagar medio millón a los vecinos por los ruidos de la estación

octubre 5, 2011

Fuente: Cristina González | Marbella | diariosur.es

Que no les haya pillado por sorpresa la cuantía de la indemnización no quiere decir que estén de acuerdo con la cifra que marca el auto. El portavoz del equipo de gobierno, Félix Romero, no se anduvo ayer por las ramas: «Creemos que la cantidad es un poco excesiva pero en cualquier caso no podemos criticar las resoluciones judiciales; la única crítica solo puede ir a través del recurso». Con estas palabras, el concejal valoró el desembolso de más de medio millón de euros que el Ayuntamiento realizará para afrontar una condena del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) de 2008 tras las denuncias de dos vecinos por las molestias que les producen los ruidos de la estación de autobuses, adelantada ayer por SUR.

Poco margen de maniobra legal le queda al Consistorio más que abonar la indemnización, como el propio concejal reconoció, y poner medidas para frenar la contaminación acústica en la terminal de autocares. El coordinador general de Hacienda, Carlos Rubio, ya ha ordenado el pago de 584.888 euros a los dos demandantes, uno de ellos ya fallecido y que en este caso irá a manos de sus herederos. «Entendemos que es desmesurado», reiteró Romero sobre el dinero que tendrán que abonar a las dos familias afectadas por el traslado de la estación a la zona norte de Marbella.
Sobre los avances para revertir la situación, asumió que es responsabilidad de la administración municipal paliar el ruido. «Nadie niega que pueda dar molestias a terceros y desde que conocimos lo que pasaba, no de ahora sino desde la primera sentencia, hemos planteado todas las medidas posibles para minimizar el daño», apuntó el portavoz del equipo de gobierno. Eso incluye que la nueva empresa que se hará cargo de la gestión de la terminal en el concurso público que se convocará en los próximos meses tendrá que adoptar medidas en este sentido, aunque no adelantó ninguna de ellas.
De lo que no hay planes es de un posible traslado de la estación de autobuses a una zona alejada de las viviendas. «El Plan General no fue redactado por este equipo de gobierno y es el que determina la ubicación de esta infraestructura. A día de hoy el traslado no dependería solo del Ayuntamiento sino de más administraciones así que vamos a tratar de ir haciendo la casa por los cimientos; arreglar la situación en la medida que podamos», concluyó.

Octubre 2011 – El ayuntamiento pagará medio millón de euros a dos vecinos por el ruido de la estación

octubre 4, 2011

Fuente: Cristina González | Marbella | Diariosur.es

 

El ruido de motores, de claxon y de tubos de escape que no están en su mejor momento, amén de la megafonía, van a salirles caros al Ayuntamiento de Marbella. Más de medio millón de euros para ser exactos. El Consistorio ha ordenado el pago de 584.888,66 euros, ni un euro más, ni un euro menos, a favor de los herederos de las dos personas que en su día decidieron interponer sendas denuncias contra la administración municipal al considerarse damnificadas por la actividad de la estación de autobuses, ubicada en la zona norte del casco urbano, junto a la autovía A-7. Según el decreto al que ha tenido acceso este periódico, el coordinador general de Hacienda y Administración Pública, Carlos Rubio, ha dado el visto bueno a este mandamiento de pago en concepto del resto de indemnización por «inmisiones ruidosas y molestas que produce sobre la vivienda de los actores la actividad de la estación de servicio de autobuses». Esto es, por las molestias que la terminal les ocasiona en su vida diaria.
No es un desembolso que se realice graciosamente. En el mismo escrito, se alude a la sentencia de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Málaga de fecha de julio de 2008, que estima en parte el recurso interpuesto y que condena al Ayuntamiento a que indemnice a los herederos de las personas, ya fallecidas, que interpusieron el pleito contra la administración local. Dos años más tarde, según refleja el decreto rubricado el pasado mes de agosto por el coordinador general de Hacienda de Marbella, un auto fijó la cuantía global de la indemnización en 684.888,66 euros, por lo que se deduce que el resto ya habría sido abonado.
Desde el Ayuntamiento no quisieron pronunciarse ayer sobre este importante desembolso que tendrán que realizar en un momento en que las finanzas municipales no pasan por su mejor momento. El hermetismo es total, pese a que, según las fuentes consultadas por este periódico, las denuncias interpuestas por estas familias se remontan a equipos de gobiernos anteriores al actual y tendrían que ver con la época en la que se decidió trasladar la estación de autobuses de la zona centro al extrarradio, al área conocida como Xarblanca, de fácil acceso desde la autovía pero donde hasta entonces apenas había viviendas unifamiliares a las que se les alteró la tranquilidad con el trasiego de autocares, de taxis y de vehículos particulares.
Precisamente el equipo de gobierno anunció hace apenas dos semanas que va a encomendar a una empresa la gestión de la terminal, blanco de las críticas de los usuarios por el estado de abandono de las instalaciones. Ayer, el concejal del Grupo Municipal Socialista, Enrique Piñero, al hilo de esta indemnización millonaria, exigió al Ayuntamiento que solvente los problemas de ruido de la estación de autobuses que afectan a los vecinos, al tiempo que calificó de «inaudito» que la actual concesionaria, la empresa Portillo, pueda optar otra vez a la gestión de la estación.
Más afectados
Piñero consideró que Portillo es la «responsable» de que el Ayuntamiento tenga que indemnizar con más de 584.000 euros a estos vecinos de la estación de autobuses. Es más, advirtió de que esta cantidad podría aumentar si otros residentes de la zona se deciden a seguir el mismo camino. «Tenemos conocimiento de que hay muchas más personas afectadas dispuestas a emprender acciones legales por los daños causados durante los últimos años», dijo.
Para el concejal socialista, el Ayuntamiento demuestra «mala gestión» y «falta de responsabilidad» con los vecinos de la zona ante la situación creada «por el mal acondicionamiento de la estación de autobuses, que corresponde a la empresa adjudicataria de la explotación y que además tiene bastantes quejas en la prestación de servicios». Entre ellas, Piñero recordó que el transporte urbano adolece de falta de puntualidad, mal funcionamiento de las plataformas elevadoras para minusválidos o dejación de servicios en algunas zonas.

Agosto 2011 – A mucho ruido, oidos sordos @EduardPunset

agosto 1, 2011

Fuente: eduardpunset.es

A veces la contaminación acústica es tan ofensiva y brutal –sobre todo si se tiene en cuenta que la mayor parte de la población española es mayor y, por lo tanto, tiene los oídos delicados– que no tiene perdón de Dios la inhibición de las autoridades ante esta ofensa al común de los ciudadanos.

 

Gremios como el de arquitectos y constructores de grandes aeropuertos son también cómplices de esta falta de consideración hacia las personas de edad y los discapacitados, a los que se obliga a recorrer pasillos interminables en nuestros sobredimensionados aeropuertos y estaciones de AVE. ¿Se es consciente de que tarde o temprano esta falta de educación y sentimientos hacia la sociedad será rechazada y hasta penalizada por los países modernos?

¿Quién no se ha visto obligado a cambiar no solo de acera, sino de calle, y acurrucar a los bebés para protegerlos de la agresión auditiva prodigada por una perforadora que, en pleno tránsito, aterra con sus ruidos a los transeúntes?

¿Han sufrido alguna vez el penetrante resonar del motor de una moto pilotada por un joven al que nadie ha tenido tiempo todavía de enseñar el respeto debido a sus semejantes? ¿Hasta qué grado puede llegar la incultura del público que no levanta la mano acusadora contra el delincuente que avasalla, amenaza y rompe el delicado sistema auditivo de los mayores? ¿Hasta dónde puede llegar la confusión entre los delitos tradicionales, como el robo de su cartera a un solo individuo y los destrozos colectivos causados por la violación de las reglas que, supuestamente, deberían impedir la contaminación acústica?

Muchos de nuestros amigos no han querido entrar en la edad moderna o en la sociedad de las nuevas tecnologías. Se fijan en los delitos tradicionales cometidos soliviantando a una sola persona, como el soborno, el robo, el engaño, la ocultación de la identidad, pero no les apetece todavía empatizar a nivel social, contribuir al bienestar de los colectivos impidiendo que los niños griten o lloren sin parar en los restaurantes o las plazas públicas, interfiriendo en la paz de los demás; no han querido entender que no se puede despedir a un empleado de su oficina a gritos por el móvil desde un vagón de tren, en el que se supone que los demás quieren pensar o trabajar en sus cosas.

Las propias Fuerzas de Seguridad no han adquirido la cultura necesaria para proteger a los ciudadanos de males que son perfectamente remediables, como la contaminación acústica; interferir en la libertad de movimiento de los ciudadanos, interrumpiendo sin explicación ni legitimidad el tráfico en una calle determinada; aplicar con rigidez sospechosa multas de tráfico por violaciones mínimas o violar las leyes haciendo que proliferen las escuchas telefónicas a ciudadanos.

Hay muchos más indicios de la insensibilidad de la gente a delitos cometidos por la propia autoridad pública, sin ser conscientes de ello ni la jerarquía delictiva ni el público. En un pueblo de la costa cerca de Barcelona, yo he soportado el anuncio repetido por altavoces estridentes e ininteligibles del propio Ayuntamiento, que recurre a desfasadas tecnologías para comunicar a sus conciudadanos los peligros de un mar agitado, de olvidar a los niños en plena ciudad o los avatares del estado del mar.

Dentro de pocos años se habrán equiparado las penalidades impuestas a los delitos de rateros con aquellas aplicadas a los cometidos por quienes no han querido enterarse de que el mundo ha cambiado; de que la tecnología permitirá eliminar la pugna tradicional entre los que no tenían nada y los que tenían algo a lo que aferrarse. Para ello, hará falta aceptar que no solo se puede atentar contra los demás robándoles la cartera, sino también interfiriendo en sus sentidos y sentimientos.

JULIO 2011 – El Defensor del Pueblo pide sancionar a un local de Güéjar Sierra por ruido

julio 25, 2011

Se le han requerido medidas correctoras en varias ocasiones y no ha habido respuesta alguna de los propietarios

Fuente: Ideal.es

La oficina del Defensor del Pueblo Andaluz ha resuelto que el Ayuntamiento de Güéjar Sierra abra un expediente sancionador contra un local hostelero del municipio por incumplir los requerimientos que se le vienen realizando desde 2010 por superar el límite acústico establecido, lo que ha provocado las quejas de los vecinos.
En una resolución del pasado 12 de julio, a la que ha tenido acceso la agencia Europa Press, la oficina del Defensor indicaba que este establecimiento no había adoptado las medidas correctoras recogidas en el Informe Acústico que, a raíz de las quejas ciudadanas, llevó a cabo la Diputación de Granada.
Ante estos incumplimientos, el 26 de abril de este año se avisó a los propietarios de que en caso de no aplicar estas recomendaciones se les abriría una expediente, aunque los meses pasaron sin que se adoptaran medidas correctoras por parte del local.
El Defensor pone el acento en que, hasta la fecha, el Ayuntamiento de Güéjar Sierra no ha incoado ningún procedimiento sancionador frente al titular del establecimiento causante de las molestias, a pesar de los múltiples requerimientos efectuados para ello y de las importantes dilaciones en el tiempo.
Así, la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz considera que este local se ha mantenido en una situación de «impunidad que en nada contribuye a la solución definitiva del problema», y por ello recomienda a la entidad local que «a la mayor brevedad posible incoe expediente sancionador» contra los responsables de las molestias acústicas y les requiera la adopción de las medidas correctoras que resulten oportunas».
Todo ello, para garantizar en mayor medida «los derechos a la intimidad familiar, la inviolabilidad del domicilio y el disfruto de un medioambiente adecuado para el desarrollo de la persona» que vienes recogidos en la Constitución, concluye la resolución.

Mayo 2011 – La convivencia con el ruido ensordecedor

mayo 20, 2011

Fuente: La opinión de Málaga | Alfonso Vázquez

Vecinos del barrio de Girón denuncia el volumen de un extractor del aparcamiento municipal

Cuenta Esperanza González que, cuando estaba a punto de inaugurarse el aparcamiento municipal de Girón, escuchó un ruido tremendo que salía del extractor de humo y gases, que estaba siendo manipulado por dos técnicos. «Les pregunté si ese ruido sería siempre así y me contestaron que no, que sólo lo estaban probando».

Sin embargo, para su consternación el ruido le ha acompañado los últimos cuatro o cinco años, al estar su casa enfrente. Isabel Pérez, presidenta de la asociación de vecinos de la barriada de Girón describe el ruido «como el de una moto muy grande, es algo horrendo».
La persistencia del ruido ha obligado a Esperanza a mantener cerradas sus ventanas, algo que es especialmente molesto en verano, hasta el punto de que ha tenido que instalar el aire acondicionado al no poder abrir la ventana, «aunque el ruido se nota con la ventana cerrada».
De hecho, también recuerda que el ruido le sorprendió al propio concejal de la Carretera de Cádiz, Julio Andrade, durante una visita al barrio y preguntó «qué era eso», recuerda Esperanza González.

En los últimos tiempos, cuenta esta vecina, las gestiones del presidente de la comunidad de propietarios del parking han servido para que el horario del extractor se reduzca de 21.30 «a 11.30 ó 12 de la noche», cuenta. Y el estruendo también ha aminorado algo, aunque Esperanza González precisa que «al principio salta muy fuerte y a los tres cuartos de hora se va aflojando el sonido».

Esta vecina, por cierto, ignora el número de personas afectadas por un ruido tan molesto, pero señala que se trata del pasaje peatonal, sin nombre, que hay justo al lado de la caseta del extractor, así como una plazoleta que se abre en medio y que lleva por nombre la calle Montañez Ruiz.

«Tienen que llevar un medidor de ruido, no se puede fumar en la vía publica al lado de un parque o un colegio pero ¿y todos los gases que van a mi casa y al parque que está pegado?», señala –justo encima del aparcamiento hay un parque infantil y una pista de baloncesto–.
La asociación de vecinos también quiere llamar la atención sobre otro problema relacionado con el aparcamiento: la junta de dilatación que recorre el suelo del pasaje peatonal. Para la presidenta vecinal, «está dilatando mucho», mientras Esperanza González mete el dedo para que se vea la anchura de lo que cada día se parece más a una grieta.

Isabel Pérez también resalta el continuo atascamiento de las rejillas de aguas pluviales del parking y lamenta en general su mal estado de conservación.

La portavoz del grupo municipal socialista, Begoña Medina, destacó que cuando un extractor de este tipo se encuentra pegado a las viviendas, «se genera un problema de salud a los vecinos y lo que hemos hecho es ponerlo en conocimiento de los responsables de aparcamiento del Ayuntamiento para que ponga las medidas oportunas para resolver cuanto antes esta situación».

Marzo 2011 – La Audiencia Provincial de Granada condena al dueño del pub El Secadero, en Alhendín, a dos años y medio de cárcel por hacer ruido

marzo 23, 2011

Fuente: ElPais.com

La Audiencia Provincial de Granada ha condenado a un total de dos años y seis meses de prisión al propietario del club de jazz El Secadero, en Alhendín (Granada), por los ruidos ocasionados por el local desde que se abriera en 1994 que han provocado problemas de insomnio, ansiedad o irritabilidad a los vecinos de la urbanización colindante.

El tribunal, que lo considera autor de un delito contra el medio ambiente, lo inhabilita además para el ejercicio de actividades relacionadas con pub y espectáculos lúdico-musicales, al pago de una multa de 4.560 euros e indemnizaciones de un total de 27.000 euros a los perjudicados por los ruidos. Asimismo, se ordena la clausura definitiva de El Secadero, que durante catorce años ha programado conciertos en vivo de jazz, cantautores o música clásica durante los fines de semana, servido de local de ensayo a las bandas granadinas y para la orgaización de talleres para mayores y niños.

En el fallo de la Sección Segunda, al que ha tenido acceso Europa Press, los magistrados consideran probado que José Luis Sánchez Rodríguez abrió El Secadero, en el término municipal de Alhendín, en un antiguo edificio con patio que había sido secadero de tabaco como pub de música y con la intención de realizar actuaciones en directo.

Una vez instalado el negocio, la explotación y gestión la llevó a cabo Sánchez Rodríguez desde 1994 hasta 2008, primero en nombre de una comunidad de bienes de la que formaba parte y después, desde que en 1997 se inscribiera en el Registro de Asociaciones, en nombre de ‘Secadero Club de Jazz y Otras Músicas’, entidad que presidía. Desde el inicio de la actividad en 1994, los grupos musicales han ofrecido actuaciones en vivo en El Secadero, que abría todos los días salvo en invierno, cuando cerraba solo los lunes.

Las actuaciones en verano tenían lugar al aire libre, en el patio, mientras que en invierno se desarrollaban en el interior del establecimiento. Los espectáculos comenzaban desde la medianoche y se prolongaban todos los fines de semana “hasta altas horas de la madrugada”, a lo que se suma que muchos de los grupos que actuaban los fines de semana ensayaban durante la semana. Cuando no tenía actuaciones en vivo, consta en la sentencia, el pub tenía en funcionamiento los equipos de música, con altavoces en el patio y en el interior que carecían de “limitador de sonido”, según el tribunal, que además señala que el local carecía también “de cualquier tipo de insonorización”.

Por ello, tanto los conciertos como los equipos musicales del establecimiento generaban un “alto ruido”, que rebasaba el máximo permitido por la normativa aplicable y que producía, en consecuencia, “una contaminación acústica constante, que se repetía noche tras noche y generaba una posibilidad de grave perjuicio para la salud de los vecinos que viven en las proximidades”, concretamente en viviendas que se sitúan la urbanización ‘Los Álamos’, algunas a poco más de un metro, otras a unos cinco y el resto en un radio de entre 20 y 50 metros.

Insomnio y cambios de hábitos

A consecuencia de la exposición continuada a los “elevados” ruidos generados por El Secadero, los vecinos, sostiene la Sección Segunda, padecieron problemas de insomnio, irritabilidad y afectación en el rendimiento de su trabajo, y se vieron obligados a cambiar sus hábitos de sueño o la disposición de los dormitorios en sus casas. Algunos se vieron especialmente afectados, y se tuvieron que someter a tratamiento médico, tomar antidepresivos o ansiolíticos al tener diagnosticados síndromes ansioso-depresivos. Por ello, decidieron presentar “numerosos” escritos de queja y denuncia ante las instituciones desde 1994 en adelante.

Por otra parte se señala en la sentencia que el Ayuntamiento de Alhendín nunca había autorizado la actividad que desarrollaba El Secadero, cuyo propietario pidió licencia para una “terraza de verano con música ambiente y cocina”, asegurando que sólo iba a disponer de música “para amenizar el interior” y “evitando posibles molestias a los vecinos”.

El técnico municipal informó desfavorablemente la licencia de actividad “ante la falta de concreción de medidas de aislamiento acústico”. No obstante, la falta de resolución expresa en plazo del expediente llevó a que, a pesar de que el Ayuntamiento había decretado la clausura del local por clandestinidad, esa orden fuera declarada nula, al considerar los tribunales que existía licencia “por silencio administrativo”. En cualquier caso, el acusado sólo tenía autorización “para la ficticia terraza con música ambiental”, y esa nulidad no le permitía el incumplimiento de los límites legales de ruido, sostiene el tribunal.

Tras varias inspecciones, el 13 de junio de 2008, agentes del Seprona de la Guardia Civil y de técnicos de la Consejería de Medio Ambiente, tras comprobar que seguía sin existir en el local ninguna medida de insonorización, hicieron una medición de los niveles de ruido, que alcanzaron los 52,6 decibelios, cuando el límite se sitúa en 43,9. Por ello, el Juzgado de Instrucción 2 de Santa Fe acordó el 19 de junio de 2008 la clausura del Secadero, que permanece desde entonces cerrado.

Por ello, los magistrados entienden que el perjuicio a los vecinos fue de una gravedad suficiente” para considerar los hechos probados como un delito y no como una “mera infracción administrativa”. De hecho, aluden los jueces al Tribunal de Derechos Humanos y a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, que ponen de manifiesto las “graves consecuencias que la exposición elevada de ruidos tienen sobre la salud de las personas”.

Marzo 2011 – Ruido en el centro de Málaga

marzo 22, 2011

Fuente:  Diariosur

Enlace al vídeo y a la noticia de Diariosur

SUR comprueba que el casco Histórico supera en horario nocturno los 55 decibelios permitidos

22.30 horas de la noche del jueves 17 de marzo en el casco histórico de Málaga. Un equipo de SURtv.es, acompañado por un técnico de sonido,  se dispone a hacer varias mediciones acústicas en las calles del Centro para saber el nivel de sonido que soportan los residentes en la zona. (ver vídeo). Y el ruido en la calle muchas veces supera lo insospechado. “Cuando uno sale de un pub con música alta tarda en acostumbrarse al nivel acústico de la calle”, explica Alan Antich el inteniero técnico de Telecomunicaciones que realiza las mediciones. En nuestro examen también medimos el sonido que genera un camión de que recoge la basura de varios contenedores: 75 decibelios. Incluso en calle Marqués de Larios el trasiego constante de gente hace que el nivel fluctúe entre los 60-65.
En todas las mediciones efectuadas en ninguna se registra el nivel recomendado para la noche según la OMS: los 55 decibelios. Todas las mediciones se realizan a escasos metros de los puntos de medición no en las viviendas más cercanas aunque el técnico reconoce que en ellas los valores “serían muy similares porque hay mucha afluencia de gente”.

 

Marzo 2011 – Video presentación T-INGENIAMOS en concurso TV Onda Azul

marzo 14, 2011

Aqui os dejamos el vídeo de presentación que nos hicieron con motivo del concurso de TV de Onda Azul “Premio Junior” de jóvenes emprendedores que participamos recientemente.


A %d blogueros les gusta esto: